miércoles, 11 de septiembre de 2013

La globalización en la gestión de alimentos

El Perú vive un momento muy especial en el sistema de agronegocios. Es tiempo de afrontar nuevos retos a partir los datos obtenidos a través del Censo Nacional Agropecuario (CENAGRO). Hoy más que nunca tenemos la oportunidad de cambiar el rumbo de un país que alberga una población del 30% dedicada a actividades agroproductivas. Es urgente la necesidad de una gestión empresarial agraria.
En este sentido es importante destacar tres aspectos desde el punto de vista agrocomercial. Primero, la diversificación de mercados, una lección bien aprendida por nuestros agroexportadores. Según la Asociación de Exportadores (ADEX) hemos alcanzado en el 2012 exportar a 86 mercados, basándose en datos sobre la base de ventas superiores al millón de dólares.
Aquí hay que enfatizar el crecimiento mostrado en mercados como Ecuador, China y Brasil en contraposición con el decrecimiento evidenciado en EE.UU., Alemania y España. A pesar de ello se debe resaltar, como lo ilustra la Comisión de Promoción del Perú para la Exportación y el Turismo (PROMPERU), que nuestras exportaciones no tradicionales se han diversificado alcanzando valores del 33% en América del Norte, 35% en Europa, 18% en Sudamérica y 7% en Asia.
En segundo lugar, nos debe llamar la atención, la disminución de las agroexportaciones por regiones, en el año anterior. De acuerdo con ADEX, solo los departamentos de Tacna, Piura e Ica experimentaron un crecimiento del orden del 22%, 20.6% y 6.9%, respectivamente. Por su parte, en Junín, San Martín y Cajamarca se observó una disminución del 47%, 38% y 28%, respectivamente.
Un tercer aspecto a destacar es el crecimiento de los sectores agroproductivos. Los cereales, frutas y hortalizas tuvieron un crecimiento significativo en el 2012 por lo que las proyecciones para este año se muestran optimistas. Sin embargo, productos como café, algodón y azúcar evidenciaron caídas tanto en precios como en volumen. A partir de estos datos se debe replantear la estrategia del sector.
En este sentido, el Ministerio de Agricultura y Riego (MINAGRI) alerta sobre la vulnerabilidad del sector al cambio climático. Esto se traduce en la sensibilidad de algunos cultivos, importantes para nuestras agroexportaciones, como maíz amiláceo, papa, arroz, cebada, trigo, frijoles y bananos, evidenciándose una recurrencia en las últimas doce campañas de estos productos.
En el contexto antes descrito, la V Convención de Agronegocios busca ser un espacio de reflexión y análisis de la coyuntura agroeconómica, en uno de los sectores con mayor perspectiva para el país. En la primera parte, este análisis busca a través las ponencias de especialistas identificar la potencialidad de nuestros productos así como identificar los requerimientos de los principales bloques económicos, ejemplarizados en la UE, China y los EE.UU.
En la segunda parte, y con la participación de renombrados panelistas, buscaremos responder en una mesa redonda la interrogante planteada hace unas semanas en el lanzamiento del evento, ¿Podemos considerarnos una potencia agroalimentaria?, ¿qué necesitamos para ello?, ¿cuáles son las barreras a vencer?, ¿cuáles son las estrategias a implementar? y ¿quiénes son los profesionales idóneos para asumir este reto?
Finalmente, esta convención tiene el objetivo de convocar a los sectores académicos, empresariales y públicos en busca de proponer planes de solución así como congregar estudiantes, profesionales y empresarios del sector, bajo una premisa de participación activa. Cada uno desde su campo de acción debe contribuir a concretar el desarrollo de nuestro país. Es el momento de concretar nuestro crecimiento agroalimentario.

http://www.agronegocios.pe/columnas/item/1925-la-globalizacion-en-la-gestion-de-alimentos

domingo, 8 de septiembre de 2013

Gestión de alimentos: Construyendo nuestro futuro

En las entregas anteriores se han desarrollado dos conceptos que giran alrededor de los alimentos, piedra angular de nuestros agronegocios, el contexto mundial y el modelo de negocio. Ahora queremos analizar nuestras estrategias y perspectivas en el sector agroalimentario. El futuro se presenta expectante en el tema de los alimentos.

En la actualidad, los alimentos juegan un papel importante en la economía del mundo. A partir de allí, surgen una serie de interrogantes que debemos tener en cuenta frente a la bonanza económica que se vislumbra. ¿Estamos listos para asumir una posición de liderazgo? ¿Entendemos el negocio de los alimentos? ¿Estamos preparados para afrontar el reto del crecimiento? Y si es así, ¿qué tenemos que hacer?

Al respecto, el Ministerio de Agricultura y Riego (MINAGRI) indicó que nuestras agroexportaciones superarían los US$ 8.500 millones en los próximos diez años, debido a mayores áreas de cultivo y mejores precios internacionales de los principales productos del sector. Los megaproyectos del Alto Piura, Olmos, Chavimochic, Chinecas y Majes-Siguas II así lo respaldan.

Por su parte, el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) informó que el proyecto de irrigación Chavimochic incorporará 60 mil hectáreas nuevas y mejoraría el riego de casi otras 50 mil; además, podría generar US$ 1.000 millones en agroexportaciones en un plazo de diez años. A esto habría que sumarle los beneficios del proyecto hidroeléctrico paralelo.

Debemos recordar que las agroexportaciones en el año 2012 sumaron US$ 4.125 millones lo que representó el 9% de las exportaciones totales. Los principales productos en los diversos mercados internacionales incluyen café, espárragos, paltas, mangos, uvas, banano, mandarina, pimientos, cacao, entre otros. No menos de 25 productos son nuestras estrellas y hay otra lista similar para sumar.

Sin embargo, según la Asociación de Exportadores (ADEX) una estrategia para contrarrestar la caída en nuestra exportaciones como la que enfrentamos el año anterior, y que fue del orden del 8% en la facturación, es el acceso a nuevos mercados como Panamá y Sudáfrica, que se están convirtiendo en los principales países compradores de frutas y hortalizas.

De acuerdo con los directivos de Camposol, empresa líder en la exportación de espárragos, en los últimos años el precio de la mano de obra se incrementó en más de 50%, mientras que las tarifas de agua y los costos de maquinarias aumentaron en 30% y 300%, respectivamente. Se calcula que la inversión bordea los US$ 35.000 por hectárea del cultivo. Y esto afecta a todos por igual.

Es importante estar atentos a las dificultades propias del negocio. Problemas como los que afrontan los cafetaleros peruanos que además de la caída de los precios internacionales en casi 40% el último año, deben afrontar la plaga de la roya que afecta 145 mil hectáreas en el país lo que representa el 35% de las plantaciones con pérdidas de S/.1.350 millones. Debemos buscar la solución lo más pronto posible.
Hace unas semanas el CEO del grupo Intercorp, durante el Foro Económico Mundial (WEF), destacaba dos aspectos básicos para asegurar nuestro crecimiento en las próximas décadas, la importancia de la agroindustria y el rol protagónico que tendrá la educación teniendo en cuenta que la juventud de nuestra población llega al 60%.

Los profesionales que construirán nuestro futuro deben tener en cuenta la necesidad de una efectiva gestión ambiental frente al cambio climático, una eficaz gestión tecnológica para generar valor agregado, una cabal gestión de calidad que nos permita sostener ventajas competitivas y finalmente una estratégica gestión empresarial para consolidar nuestros agronegocios en el mundo.

En conclusión, todas las variables analizadas nos permiten identificar la imperiosa necesidad de una eficiente gestión comercial de alimentos en nuestro país. Esto debería servir para incluir dentro de la agenda por trabajar el hecho de formar nuevos expertos que conduzcan el cambio. Nos queda claro que nuestro país está en condiciones de liderar el negocio de los alimentos. Debemos apostar por ello.

http://www.agronegocios.pe/component/k2/item/1575-gestion-de-alimentos-construyendo-nuestro-futuro